Farewell Magnolia

abril 17, 2013

Los pájaros visten plumas negras guardando luto; palomas oscuras y mirlos en los jardines mientras suenan tus canciones. Que Dios te guarde.

Descanse en paz, Jason Molina.

In the Human World

“Mountains of the dead, are you listening?
You’re gonna lose a lot
Now that the lightning has passed you by
You’ve already lost so much, now that the moon has passed you by
All the good things are asleep in the human world
It makes more room
For the dark to walk around
Speak to all my friends, whose names I can’t remember now
My heart is sick, and I didn’t make it out
This time, I’m leaving nothing, nothing behind
This time I’m leavin’ nothin’, nothin’ behind”

Gracia

abril 24, 2012

Por el ángel

“Dios en la tierra, el hombre en el cielo, una fusión de todas las cosas; los ángeles se mezclan con los coros de los hombres, los hombres se asocian a los coros de los ángeles y de las demás potencias celestiales.” San Juan Crisóstomo

.

En la oscuridad del valle puedo verte

como una vela encendida.

El único que brilla; el único de quien oí su voz.

No es porque ahora mire abajo,

pues siempre miré hacia Oriente.

¿Quién eres?, hermosa criatura,

cuando te vi de rodillas me arrodillé contigo;

cuando sentí tus lágrimas se constriñó mi corazón.

Y en mi forma te dije: eres la razón de que venga a vivir al valle.

El verdadero laberinto

abril 17, 2012

Se pierde el hombre que
cavila mascullando,
haciendo de la vida un problema.
Confundiendo el misterio con enigmas
obedece al orden arbitrario
del enrevesado y falso laberinto.
Recorrerá infructuosamente sus
encrucijadas sin centro
en un sinvivir de yerma incertidumbre
y callejones sin salida.

Cielo y tierra se funden
en una línea recta
atravesando el infinito.
Somos seres de horizonte,
sembramos nuestros pasos
sintiendo el sentido
recorrer nuestros surcos,
como hace el agua
en los cultivos.

No se ve el final
del laberinto verdadero
pero no tiene pérdida:
danzan las perdices
en la boca de las cuevas
y la vida hace dibujos
sencillos como hojas.

Senda

enero 27, 2012

Perdóname abuelo
por ser idiota,
perdona
mi queja quieta.

Perdona a mi padre
por dejarse arrastrar.
Perdona a mi madre
por negarse a volar.

Heredé tu dicha
y tu anhelo.
De algo tan mío
que no encuentro.

¿Qué me han robado
que me llena de furia?
¿Qué me han robado
que lo echo tan en falta?

Es como un sueño
que no acierto a recordar.
Una luz
de la que todo es sombra.

Gota
que todo colma.
Sé que me falta.
Sé que lo tengo.

Un silencio tan cierto
que obliga a escuchar en él.
Hasta oír
tus pasos.

Veo tus huellas
en mi camino
como viste las mías
en el tuyo.

No quiero ser
viejo y
no sabio,
ni labrar
páramos yermos.

Gota
que todo colma.
Sé que me falta.
Sé que lo tengo.

“En una época de cambios drásticos, uno puede preocuparse demasiado por lo que acaba o bien obsesionarse demasiado con lo que parece empezar. En ambos casos, se pierde contacto con el presente y con sus posibilidades, oscuras, pero dinámicas.  Lo que importa realmente es la apertura, la disposición, la atención, la valentía para hacer frente al peligro. No se necesita saber exactamente qué pasa, ni adónde va todo. Lo que se necesita es reconocer las posibilidades y desafíos que ofrece el momento presente, y abrazarlos con valentía, fe y esperanza. En tal caso, la valentía es la forma auténtica del amor.”

Thomas Merton, Conjeturas de un espectador culpable

diciembre 21, 2011

Hoy es solsticio de invierno, el amanecer más “frágil”, la aurora (imagen de la primera) que recuerda el milagro de todas las auroras. Como la eclosión del huevo de un trémulo polluelo nacido para ser fénix indestructible.

diciembre 20, 2011

Una garceta esbelta como un junco, blanquísima, se adentra algunos días hasta la rotonda de la avenida y camina y come insectos de su césped. Pareciera que al venir hasta aquí abre las puertas de la ciudad desde un lugar fabuloso. Quién pudiera seguirla a su retorno.

diciembre 14, 2011

Diciembre. La entrada en la avenida que siempre me trae la sensación de intemporalidad -esa que me recuerda a las veredas descritas por Swedenborg donde los ángeles pasean- hoy ha estado empañada por el extraño calor de este otoño, casi invierno ya. Me doy cuenta que cuando algo así sucede me asaltan fantasías apocalípticas, como si el instante antes de que todo acabara las cosas se pusieran del revés, como si estuviera percibiendo, casi detenido, el momento en que la bomba estalló y la deflagración del aire aún no ha ocurrido, aunque ya ha empezado a calentarse. Las ramas de los árboles todavía están llenas de hojas e imagino el fuego que las consumiría. Pero pienso también en el fuego que las transmuta en el oro del que parecen estar hechas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.