Un Mundo Mayor

noviembre 7, 2007

Los dáimones han sido en gran parte olvidados, relegados a la esfera de lo irreal, de lo fantástico. Los hombres miran a otro lado, inconscientes de su existencia, ajenos a su propia naturaleza daimónica. En otros tiempos se convivía, se les escuchaba, se les temía. Los encuentros con ellos estaban cargados de significado. Podían darte suerte, fuerza, transformarte o destruirte. Ahora se viven como alucinaciones, como signo de enfermedad, de locura. No por ello dejan de existir. Los hombres sirven a dáimones que no conocen, que no eligen. Sin su ayuda, a menudo las vidas quedan vacías, sin sentido. En la naturaleza está que todo daimon necesita de las personas, como toda persona necesita de los dáimones, el encuentro sigue ocurriendo.

Pero, ¿qué son los dáimones? Con el tiempo se les relegó a meros demonios, pero dáimones son todos esos seres misteriosos que pueblan los lugares y se aparecen a la gente. Desde las musas a los extraterrestres, tienen en común el interés por las personas, como nosotros tenemos en común el interés por ellos. Al clasificar el mundo entre fantástico o imaginado y material o tangible, se les ha alejado de nosotros. El racionalismo les ha intentado dejar al margen, su experiencia nos es extraña y ya no se nos enseña a verlos, y menos a entenderlos. Los dáimones son a veces etéreos, a veces corpóreos, vienen del mundo imaginal, la realidad intermedia, el mundo del alma que la modernidad nos ha arrebatado.
Pero a pesar de eso están tan vivos como siempre, igual de activos. Se acercan a nosotros igual de curiosos, igual de hambrientos. Negar su existencia no les hace desaparecer, sólo dificulta la convivencia.

Quien aprende a invocarlos o sencillamente no aprieta los ojos, o quien es más sensible a esas cosas porque siempre ha visto, es candidato a ser su invitado o su huésped. A viajar por sus mundos, a recibir su poder. Los que cierran todas las puertas no se libran de su influjo pues los dáimones se ocultan en muchos sitios, adoptan forma de ideas, de sueños, de deseos. Quienes se atrevan a conocerlos, tendrán la opción de conocer su daimon, de conocerse a sí mismo, de conocer el mundo.

John Collier. The Land Baby

Anuncios

2 comentarios to “Un Mundo Mayor”

  1. Mahatma Says:

    como decía Shakespeare “en el cielo y en la tierra existen más cosas de las que sueña tu filosofía…”

    Lindo post!

    m.

  2. tona Says:

    “En Un Mundo Mayor” de Andre Luiz, me podrias mandar una copia a mi correo por favor. Tengo casi todas sus historias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s