Un cuento sufí

abril 11, 2008

“Un famoso y respetado faquir se presentó ante las puertas del cielo, y las encontró cerradas con un único ángel de guarda. Cuando se le preguntó su nombre, el faquir decidió que las obras eran mejores que las palabras y puso en juego su repertorio completo.

En primer lugar hizo aparecer y desaparecer cosas, luego sopló fuego desde su boca. A continuación materializó a todo una asamblea de ochenta mil discípulos procedentes de su vida terrenal. Para terminar dirigió una proyección de poder especial hacia el ángel: el tipo de manifestación reservada para convencer a la gente en la tierra de su maravillosa naturaleza sagrada.

-Está bien -dijo el ángel-, abriré la puerta; pero no creo que te vaya a gustar estar ahí dentro…”

Narración recopilada por Idries Shah en su libro “Humor Sufí”, Barcelona, Ed. Integral-RBAlibros 2008.

Anuncios