El pozo

octubre 28, 2008

Creyó que ya no tenía acceso al agua maravillosa porque el pozo se había secado. Es más, analizándolo bien, lo más probable es que nunca hubiera existido tal pozo, por lo que sería prudente no volver a pensar en él. Y tras levantar un escudo de razones no quiso o no supo ver la terrible sencillez de lo ocurrido: había dejado morir sus raíces.
Eso fue el día en que pasó a creer, sin darse cuenta, que viajar desde Nunca Jamás a Utopía es como ir de ningún sitio a ninguna parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s