Albedo uno

enero 6, 2009

La niebla engulle su Luna
Luna hundida en las nubes.
No habrá más Luna,
mas lloverá Luna.

Fundido en su reflejo
el incendio devora el Sol.
No habrá Sol,
mas lloverá Sol.

Luna y Sol
¡Que lluevan!
Que el calor nos queme,
que el frío nos queme,
hasta que se fundan de nuevo todos los metales,
hasta que todas las aguas iluminen con luz mortecina.

Un día sin tiempo
cantamos aliento al Sol y a la Luna.
Hierve el horizonte,
el cielo cristaliza
en Sol y Luna
y un Algo concebido.

Esta es la maravilla:
la lluvia lo trae, mostrándolo
la tierra lo cubre, ocultándolo
y el fuego lo une todo.

.