Anhelo

julio 8, 2010

Ruego por ver un ángel, por la gota de rocío que calme mi sed, por la ausencia insoportable. Mientras, siento el desgarro, pues el anhelo se presenta en mí extendiendo sus alas. Si tú llamas a la puerta, mensajero, todo mi ser tiembla por el golpe de tu mano sobre  mi corazón. El eco de tu sonido es capaz de embotar el universo.