Instante

octubre 7, 2010

Si las horas se desgranan de tu copa, árbol de otoño,
veo la rama en que la flecha está labrada
y un paso es cada estrella en el velo de la noche
guardado por el filo de la luna.
Donde acaba la senda espiral,
un jardín sin horizonte en que todo se extiende ante los ojos.
Y ya nada real o verdadero puede ser llamado
que no sea un rasgo de Tu rostro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s