La llama

diciembre 16, 2010

El Ángel llena una copa en el Océano sin orillas para guardar el agua en tu pupila. Es por eso que habita allí un punto brillante al que viene a asomarse el Sol; la luz de la llama incorruptible juega en tus ojos buscándose a sí misma.

Anuncios