Por supuesto que Onoe conocía el mito.

5

Isis y Osiris

Mito de Isis y Osiris contado dos milenios antes
por otro pensador, Plutarco.

“Osiris gobernaba sobre Egipto como un rey beneficioso que trajo a su pueblo la civilización, pues le enseñó el cultivo de cereales y estableció las leyes y el culto a los dioses, mientras su esposa Isis les enseñaba la música.

Pero esta situación idílica provocó la envidia de su hermano Tifón, que reinaba sobre el desierto, quien comenzó a conspirar contra él con un grupo de sus adeptos. Al regreso de un viaje civilizador fuera de su país, en el curso de una cena de bienvenida, Osiris fue invitado a introducirse en un cofre de madera de cedro que su hermano había traído a la sala, tras haber prometido que lo regalaría a quien mejor le encajase. Naturalmente, había sido realizado para que sus medidas coincidieran con las del monarca. Cerrada la tapa, el ataúd fue tirado al Nilo, donde el rey muere ahogado, y es arrastrado hasta el mar.

Isis, inconsolable, buscó a su marido muerto hasta encontrarlo en el palacio de Biblos. Allí tuvo que introducirse con estratagemas hasta obtener del soberano local la autorización para repatriar a Osiris. Tan pronto como llegó al Delta, mientras ella se encontraba alejada un momento, el cadáver fue encontrado por Seth durante una cacería. Colérico, éste descuartizó a su hermano muerto en catorce partes, que él mismo se encargó de desperdigar por todo el país. De nuevo, la esposa fiel salió en búsqueda de su marido por segunda vez. En cada lugar donde localizaba un fragmento, fabricaba una imagen que enterraba, lo que explica el gran número de ciudades que cobijaba una de estas reliquias en su santuario. La única parte que no consiguió encontrar fue el pene, pues Seth lo había tirado al río y se lo habían comido unos peces. Isis lo solucionó con sus habilidades mágicas y creó uno artificial. Éste permitió que llegaran a tener relaciones sexuales y que engendraran un hijo, en el que se transmitiera el principio vital paterno.

Tras la concepción, Osiris pasó a gobernar el mundo inferior, donde se encuentran las semillas de la vida, mientras Isis, por consejo de Thot, se escondía en Jemis, una isla pantanosa del Delta. En ella, Horus se mantuvo oculto hasta que creció y pudo combatir contra su tío Seth para recuperar la herencia de su padre, el trono de Egipto.”

 

6

El Trabajo de Isia

– ¿El hermoso nombre de Isia es un homenaje a Ella? – dijo Onoe con el mayor de los reproches.

Isia miraba a Onoe dejando que su silencio asintiera.

– ¿He de llamarte a ti, que me miras con ojos metálicos, Reina de los Dioses?- continuó el doctor- a ti, que tienes la sangre de máquinas, ¿he de llamarte Fuerza Fecundadora de la Naturaleza como se le llamaba a Ella? ¿Qué delito cometeré si en lugar de autómata te llamo Señora del Cielo, de la Tierra y del Inframundo? Si me niego a nombrar a una máquina como a un humano, ¡¿cómo voy a llamar a una máquina con el epíteto de la Diosa Madre?!

Cuando el doctor tuvo que parar para tomar aire, Isia se inclinó un poco hacia delante y rió con soltura, rió que parecía que se le iban a saltar las lágrimas.

Onoe, superado por la sorpresa de ver a Isia riendo con la espontaneidad de una muchacha sonrió por primera vez en mucho tiempo.

Una de las cosas que más distinguía a un humano de una máquina es la naturalidad de su risa. La risa de Isia era la más bonita y contagiosa que Onoe había disfrutado nunca.

< Ir a la parte (I) < Ir a la parte (II)

Ir a la parte (I)

3

ISIA

El resto del camino fue sin voces ni autómatas. El ascensor conducía a un laberíntico pasillo y éste terminaba en un enorme despacho cuyas paredes estaban repletas de estanterías. Y las estanterías repletas de cosas, incluso libros de papel. De pie tras una mesa, le observaba lo que primero -por deformación profesional-, le pareció una armadura antigua, luego una estatua de oro y finalmente un robot de un tiempo lejano.

Sus formas eran sencillas, de una feminidad minimalista y elegante. El doctor, haciendo gala de su coraje, habló hacia las paredes proclamando con los brazos, tratando de dejar claro que en realidad hablaba con un interlocutor que tal vez estuviera a miles de kilómetros de distancia:

-Me llamo Onoe Nogushige, soy de Hitoko, doctor en historia: ¿queréis que os dé mi opinión sobre esta estatua móvil? Pues es hermosa, muy antigua y tal vez su mecanismo ya haya desaparecido fundido por las aguas del mar. Ese es el destino de todos y de todo, ser disueltos en las aguas del eterno mar.

-De la espuma del mar nació una hermosa diosa; no es un mal final- dijo la estatua con una voz dulce y más bien grave- Por favor, tome asiento Doctor Onoe. Le aseguro que no se arrepentirá de haber venido.

El doctor titubeó un poco pero se sentó. La estatua bordeó la mesa de despacho hasta acercarse lo suficiente a él como para poder susurrarle. Medía casi dos metros. Acuclillada para enfrentar sus ojos de oro y plata frente a los del doctor dijo con voz muy débil:

– Onoe es un nombre hermoso. Yo me llamo ahora Isia. Conozco su docta opinión acerca de las máquinas y me parece razonable. También sé de su gusto por el arte. Piense que habla con una obra de arte cuando se dirige a mí y escuche lo que le voy a decir. Obviemos por ahora todo lo demás, ya habrá tiempo de entendernos.

– ¡No deberían programar máquinas para que hablen como humanos!- gritó el doctor haciendo caso omiso a su interlocutor y tratando de no mirarle- Pronto sólo quedarán ellas, fingiendo en un mundo inerte. Es curioso como la humanidad se ha destruido a sí misma y deja como legado una caricatura de una caricatura. ¡Es patético! Y ahora, ¿os sigue pareciendo razonable mi opinión?

La estatua se levantó con una sonrisa y cambiando el tono, primero burlón y al final muy serio dijo:

– ¡Qué atrevido! Aquí es honesto, pero en sus escritos vela su opinión entre un montón de citas e idiomas que sólo entienden unos cuantos elegidos. Argot de falsos revolucionarios, pedantes, amargados de la vida, alejados del mundo, hipócritas y miserables. Usted es uno de ellos. Supongo que se sabe decadente, así que somos dos caricaturas hablando cara a cara. No está mal. No quiero turbarle más, pero es necesario que me conozcas. Me mira como si fuera algo demoníaco y en parte tiene razón, pero por razones distintas a las que imagina.

El doctor la miró, ahora asustado de verdad: era como si alguien con recursos hubiera querido enfrentarle a su pesadilla más terrible. La estatua siguió hablando:

– ¿Conoce usted el mito de Isis y Osiris, doctor?

– ¿Entonces se trata de eso, de hablar de mitología?- contestó el doctor, extrañamente aliviado.

– No exactamente Onoe -dijo con cara franca la estatua-, te he llamado para que asistas conmigo a su renacimiento.

4

POR QUÉ EL DOCTOR ONOE ESTABA TAN ENFADADO

Es raro que el doctor pierda así la compostura, y menos aún frente a unos desconocidos.

Nada más verla, Onoe supo que estaba ante un objeto de arte único de una belleza que sometía su ego. Su amor a una antigüedad idealizada le hizo ver en ella algo que la humanidad había perdido, algo que hacía latir su corazón con fuerza. Nunca se había sentido tan frágil frente a una máquina.

Lo primero que atrajo su atención fue el delicado brillo de sus formas, tan sencillas; luego, su aliento cálido y húmedo. Onoe odiaba hasta la náusea a los patéticos que consolaban su lujuria y su arruinado ego con autómatas, pero a nivel inconsciente ese calor que salía de la boca de la máquina le excitó; y excitarse le hizo sentir extrañeza y asco de sí mismo dejándole absolutamente desarmado.

Y mientras, tanto las palabras de ese ser como su lenguaje corporal eran auténticos. Su mirada de oro y de plata no seguía sus pupilas, no se dirigía al ojo ni al cerebro. Ese robot lo miraba en el alma, como sólo un humano podía hacerlo. Es más, ella le miraba como nunca nadie lo había hecho antes.

El doctor quería existir, por eso gritaba a las paredes, como pataleando. Desnudado de su personaje e indefenso ante lo que le superaba y no conocía, Onoe se sintió extrañamente vivo, como debía sentirse un niño. Por eso no se marchó.